El fortón de la Chambelona

El Fortón de la Chambelona, que debe su nombre a la guerrita que en febrero de 1917 protagonizaron Liberales y Conservadores.

El Fortón de la Chambelona, que debe su nombre a la guerrita que en febrero de 1917 protagonizaron Liberales y Conservadores.

Aún erguido, pero acosado por los imperativos del desarrollo industrial, pugna por no desplomarse una de las fortificaciones levantadas en Chaparra en ocasión de la farándula electoral de la seudo-república, cuando el mayor general Mario García Menocal y Deop pretendió y finalmente logró reelegirse como Presidente de la República, apoyado por el Partido Conservador.

Al este del poblado se halla el llamado Fortón de la Chambelona, que debe su nombre a la guerrita que en febrero de 1917 protagonizaron Liberales y Conservadores. Muy cerca le pasa el ferrocarril, en un entramado de paralelas  que lo acorralan por dos de sus laterales. Al otro lado, después de un casi siempre enlodado camino, pretende humillarlo la fábrica de tableros con su gigantesca estructura metálica, que para colmo se complementa con un transportador aéreo de bagazo que también le roba un pedazo del entorno. A pesar de todo, con su presencia afincada firmemente al suelo nos señala una historia casi olvidada.

Es de forma circular, de mampostería y ladrillos sin recubrir, con un radio un poco mayor de tres metros, un grosor de cerca de cincuenta centímetros y una altura de más de cuatro metros. Posee aspilleras dobles a su alrededor, una para combatir de pie y otra a mayor altura, para lo cual posee en su interior una plataforma de madera a la que se llega por una escalera de peldaños. Sólo tiene una pequeña puerta de acceso que da al este. ver más