El capitalismo de puntaje pequeño.

Tomado de: La Pupila insomne

Por:Desiderio Navarro

Un chiste circulante ya en los años 90 en los países entonces recién exsocialistas de Europa, se limitaba a una confesión: “Ahora sabemos que lo que antes nos decían sobre el socialismo era mentira, y que lo que nos decían sobre el capitalismo… era verdad.”

Entre nosotros, en medio de la parálisis ideológica que responde —si responde— con inoperantes lugares comunes, retórica, medidas administrativas y estilo de conducción de los 70 a alarmantes fenómenos de hoy, se están abriendo paso la idealización del mercado, lo privado y lo individual,  lo político y lo social en general .

Precio Oferta y Demanda:precio-oferta-y-demanda1
La ideología neoliberal antiestatal —capitalizadora de los viejos y nuevos excesos y errores estatistas— y el nihilismo moral que ella desata  y que, a su vez, la refuerza, están proliferando de múltiples maneras, burdas y sutiles: tanto en el letrero que, echando abajo un logro revolucionario del 59 —luego constitucional—, decreta “La casa se reserva el derecho de admisión”, como en el programa radial de autoayuda que nos enseña a ser “los empresarios de nuestros propios cuerpos”, o en el producto cultural mediático que proclama “tanto tienes, tanto vales”, o en la venta de libros de propaganda hitleriana e insignias con esvásticas nazis en la Plaza de Armas porque “de algo hay que vivir”, o en los mil y un engaños comerciales  cotidianos . ver más

Ana Belén y el silencio

Por: Harold Cárdenas Lema.

No existen héroes perfectos. El ídolo de tu tierra siempre será aborrecido en otra, ese es el caso de Ana Belén Montes. Su historia debe explicarse en colores aunque tenga momentos de blanco y negro. Escribir del tema todavía no es políticamente correcto, algunos lo evitan por discreción y otros por conveniencia. Ser un ciudadano cubano y mantenerse conscientemente al margen sin tomar partido, ser cómplice del mutismo, es demasiada cobardía.

En el Centro Médico Federal de Forth Worth, Ana Belén responde al número 25037-016. Lleva 15 años en prisión desde que fue encarcelada bajo cargos de espionaje, cuando se declaró culpable ella misma de pasar información sensible a los servicios de inteligencia cubanos. A los ojos de la ley es una espía, a los ojos de sus colegas una traidora, a los ojos de los cubanos una heroína. Al menos entre esta isla y su vecino del norte, la Guerra Fría nunca cambió de temperatura.

Montes era llamada “la reina de Cuba” en la DIA, la principal organización de espionaje que tiene el Departamento de Defensa. Allí, la analista superior sobre temas cubanos, era precisamente una informante del gobierno al que debía evaluar. Durante 16 años, en cada reunión, cada análisis que hacía en salas repletas de especialistas de inteligencia y expertos en lenguaje corporal, Belén tenía su corazón en otra parte. Y se le puede amar u odiar, pero hay que admirar su resolución. ver más