Por la boca muere el pez… y a veces el pescador.

Tomado de:La Pupila insomne

Por: Víctor Angel Fernández

01-elo-pez-muere-por-la-bocaHace unos meses, escribía en este mismo espacio un trabajo que tomaba como base, cierto viejo refrán muy utilizado en Cuba, en el cual se expresa la posibilidad de hacer cualquier tipo de juegos con la cadena, pero tener mucho cuidado y, si es posible, evitar el más mínimo de los roces con el mono.

No hay que hacer muchas explicaciones para que se comprenda el significado de esta condensación de sabiduría popular, pero la retomo porque en estos días parece haberle sucedido algo de ese tenor, al ofrecedor de consejos y señor Presidente de los Estados Unidos.

Es fácil venir a Cuba, mostrar su versión facial más feliz, reírse con el humorista cubano más posicionado de la actualidad, comer en un restaurante y, pararse a ofrecer recetas de negocios para ingenuos, en una excursión de pesca donde desde el anzuelo hasta el extremo de la vara, sin olvidar la carnada, estaba pensada hasta la última coma, en el mejor estilo de guión cinematográfico hollywoodense.

Después siguió a Argentina y fue un poco más complicado aparecerse con sus llamados al olvido. Se vio saltando de la hospitalidad cubana que nos ha caracterizado, por encima del ser chistoso que siempre nos endilgan, hacia unos suramericanos que no iban a permitir que en días tan memorables, viniera el representante del estado promotor del Plan Cóndor a pedirles borrón y cuenta nueva. ver más

¿Internet apululu?

Tomado de:Sin Tecnostrees
Autor:

…Y llegó la WiFi!!! La expresión que escuchamos hace un año, es hoy un sonido común: WiFi. Los parques públicos de una buena parte de la geografía cubana, están cada día re-cobrando vida, y esta vez una vida tecnológica, al llegar cientos de personas con sus móviles, tables, laptop o cualquier otro dispositivo que ofrezca al usuario, la posibilidad de conectarse a una red WiFi, y de ahí a Internet.
wifi-internet-habana-foto-abel-rojas-barallobre-300x201En este tiempo, los cubanos hemos conocidos (y alguno han hecho parte de su vida cotidiana) aplicaciones como el IMO, WhatsApp, Facebook, Connectify, Yahoo Messenger, Google Talk, Conferendo, Badoo App y otras que en menor o mayor medida, brindan la posibilidad de estar comunicados con amigos, familiares, en fin con todo el mundo.

Pero no solo para la comunicación audiovisual se utiliza la WiFi. Aplicaciones que en su momento no tuvieron un impacto por falta de conectividad de los usuarios potenciales, hoy sus estadísticas registran grandes números, y me refiero entre otras a las App de: Cubisima.com, Zapya online, ALAMESA por poner unos ejemplos.

Es Internet esa nueva tierra que recién se ha descubierto por el pueblo cubano, que llena cada espacio de nuestra imaginación, y que cada vez que conectamos (mayormente desde la WiFi), descubrimos nuevos caminos. Es tener la posibilidad de ver más allá de donde nos puedan llevar nuestros pies, y también mostrar a otros como es la tierra que pisamos, y los hombres y mujeres que en ella vivimos.

Pero la felicidad nunca es completa, aplicaciones como Twitter quedan a medias en Cuba. ¿Por qué? Sencillamente, porque solo podrías usarla en el escenario WiFi que ETECSA ha preparado, una vez que ya te alejes, no podrás continuar viendo la puesta. Y es que Twitter por ejemplo, necesita de conexión en todo momento, en todo lugar, es para dar al mundo tu opinión, o mostrar ese video o foto, que puede hacer historia si se convierte en noticia de primera plana. ver más

Ni Obama ni Industriales

identidad-arian-garcc3ada

Tomado de La Chiringa de Cuba

Existen al menos dos maneras de asegurar una vida de sufrimiento: ser industrialista y aspirar al socialismo democrático. Durante décadas los mitos y leyendas del periodismo deportivo cubano han inculcado en el pueblo “la verdad” de que el equipo de béisbol Industriales está lleno de jugadores inteligentes y que saben jugar muy bien a la pelota, y que el Estadio Latinoamericano es una olla de presión donde debe fundarse la hombría del pelotero de cualquier lado que aspire a triunfar en este deporte. Sin embargo, la realidad nos informa que los jugadores de Industriales no saben tocar bolas, no saben correr las bases, no pueden tirar strikes y que han sido incapaces de ganar al equipo de Ciego de Ávila, en los últimos cinco años. Por eso no quiero saber de Industriales.

Obama, por otra parte, no es el presidente de la República de Cuba. En Cuba no hay un presidente de la República desde 1976. Nuestro sistema de gobierno no reconoce este cargo, porque preferimos desde hace cuarenta años ser más republicanos y democráticos y tener órganos colegiados donde uno solo no pudiera imponer su voluntad.

Obama dentro de un año tampoco será el presidente de Estados Unidos, y por ello no será más el enemigo de los pueblos ni el terror del Medio Oriente. Los defensores de la democracia, en los últimos tiempos, pensamos que el enemigo era Donald Trump, pero ha resultado ser Obama; eso es lo que dice la prensa cubana, a la que no se debe llamar oficial, porque no hay más prensa reconocida por el Estado, que yo sepa. El presidente Obama ahora nos sale hasta en la sopa, aquel plato que en las tradiciones culinarias que heredamos fue un entrante, pasó a plato fuerte en los 90 y desapareció en los 2000, junto al corazón de pollo y otros menudos.

ver más

El plan nacional

Por: Harold Cárdenas Lema

El tiempo en que el destino de Cuba lo podía decidir un puñado de hombres ya pasó. Vivimos en un país con niveles de instrucción elevados, donde existe una esfera pública que debate constantemente sobre los cambios sociopolíticos, donde los jóvenes están ansiosos por construir su propio legado y rechazan el papel de herederos acríticos que les ha sido asignado. Esta es la isla donde sobra inteligencia colectiva para hacer política y generar consenso. Este es el barco del que muchos se han lanzado al agua por la ausencia de un horizonte, por la incertidumbre sobre el futuro. ¿Existirá una hoja de ruta para salir de nuestra terrible circunstancia? Quizás. ¿Es eso suficiente? No lo creo.

Nuestro país tiene mil y un problemas por resolver, algunos producto del bloqueo y otros muy nuestros. Siempre he escuchado algunos decir que existe un plan para resolverlos, sin saber si son teóricos de la conspiración o personas mejor informadas que yo. Supongo que exista, moverse sin un rumbo definido sería una improvisación voluntarista más que espero hayamos superado. El punto es que este plan no se socializa, no se conoce y lo desconocido no se puede apoyar. Hasta ahora se ha hecho política en nuestro país sobre la base del respaldo alcanzado al triunfo de la Revolución y en condiciones de hostilidad extranjera. En el nuevo contexto y con las contradicciones acumuladas, toca generar nuevos consensos.

La popularidad del proyecto nacional como contraparte y rechazo a los gobiernos anteriores significó un cheque en blanco a la dirección del país que le ha dado margen para su desempeño, incluso para el error. Esto ha permitido la perseverancia y unidad en torno a un objetivo común. Sucede que este consenso se conformó hace más de medio siglo, con una generación que conocía el capitalismo, que vivió la Ley de Reforma Agraria, la Campaña de Alfabetización. Mi generación solo conoce el Período Especial, las vicisitudes y el resquebrajamiento de los valores. ¿Puede funcionar el mismo consenso con nosotros? No creo. ver más