Día de las Madres (esta no es una entrada de celebración)

Por: Ruslán Olívares

Mayo es un mes difícil, al menos para mí. Cada año mi madre, conociendo que mi economía familiar es de precaria para allá dos poquitos, me dice “no te atrevas a regalarme nada”. Sé que lo dice sinceramente, pero igual yo le regalo; no por cumplir con una ridícula norma establecida por la sociedad de consumo, sino porque de cierta forma si no lo hago siento que estoy faltando a algún deber conmigo mismo.

Y, por supuesto, después del regalo de mi madre, también compro el de mi esposa, el de mi suegra y el de mi hermana. Todo con un salario de 500 pesos, lo que equivale, año tras año, a hacerme un harakiri fiscal de primavera.

Lo peor del caso es que cada vez la odisea de encontrar un regalo adecuado (entiéndase por adecuado, barato, útil y que represente algo) resulta cada vez más difícil. Los precios de nuestras TRD parecen regirse por la norma FCM: Feo, Caro y Malo. No sé si alguien lleva la estadística a nivel mundial, pero Cuba debe ser el país del mundo donde más caro se vende un pedazo de plástico, (una bandeja pequeña, por ejemplo, tres CUC, !La verdad es que aprietan los que establecen los precios en nuestro mercado minorista!)

Hasta hace poco tiempo abundaban en esas mismas tiendas los famosos “Todo X Uno”, que poco a poco han ido desapareciendo (hasta los cartelitos han quitado). Ahora sólo tenemos los “Todo x un precio” que en el monopólico mercado cubano se traduce en: “Te vendo lo que me da la gana al precio que me dé la gana”. Por si esto no fuera lo suficientemente malo para todos aquellos que tenemos que vivir contando los centavos, los productos con los que escapábamos en este asunto de los regalitos: cremas, colonias, cajas de jabones, gel de pelo, etc, etc, etc, están desde hace un buen tiempo completamente deficitarios y cuando aparecen lo hacen los más caros, que sólo están al alcance de unos pocos.

Nuestros comercios no sienten tampoco la necesidad de rotar sus inventarios mejorando su oferta o haciendo rebajas en fechas significativas como el Día de las Madres. Total, al final van a vender cualquier cosa que pongan al precio que le pongan porque a la gente no les queda otro remedio ni tienen otros lugares donde comprar.

Me siento con esto del mercado cautivo (o como me gusta más llamarle, mercado embudo), como aquellos infelices guajiros cubanos de principios del siglo XX a los que se les pagaba con vales que sólo servían para comprar en la tienda del central.

Tomado de: El Colimador

Un comentario en “Día de las Madres (esta no es una entrada de celebración)

  1. Jajajaja, créeme que nunca imagine de que se trataba el tema hasta que lo leí, pues en estos días casi todos los blog de cubava hacen alusión al día de las madres con total celebración de lo significa esa fecha pero realmente tu me has dejado anonadada …jajajaja pues ha tocado un tema muy sensible y real. Una total odisea cuando llega el segundo domingo de Mayo y tenemos que hacer magia para poder darle a nuestras madres ese pequeño detalle que a pesar de todo, no queremos pasar por alto.
    Honestamente hoy en día hacer un regalo ese día o cualquier otro se hace extremadamente dificil viendo los precios de los productos y en muchos casos la carencias de algunos que son ideales para la ocasión.
    Realmente el tema tiene tela por donde cortar, esperemos otros comentarios para seguir dando opiniones.

Deja un comentario

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.