Cartas de Amor IV

 

Año de la desesperación y el desasosiego.

Mes del miedo inmenso que agobia mi corazón

Día ¿o noche? en la que cavila mi alma por no tenerte cerca.

 

Hola hermosa habitante de los cielos, mi piedra preciosa ¡Mi ángel!

poema09-800El amor, la pasión, esos sentimientos maravillosos que vienen y van como el tiempo, a esos hay que disfrutarlos cuando llegan, disfrutarlos al máximo; sin importarnos consecuencias, locos nosotros que luego al tiempo trascurrido deseamos que de el tiempo atrás para volver a vivir o vivir de  otra manera, pero ya ha pasado el tiempo, el maldito tiempo, malévolo Dios e implacable Cronos, y la experiencia que no llega en su momento. Que me importa el mañana sí ya no estás, de que vale la vida sí no se tiene a quien amar; a quien sentir bien dentro, sentir ese frío inmenso que nos recorre el cuerpo, el alma, cuando estamos a su lado. De no decir cuanto amamos, cuanto queremos, cuanto sentimos, expresar abiertamente los que nos asfixia el corazón. Viles que renunciamos a vivir por sobrevivir por alguien o con alguien que a penas nos conoce, y ni siquiera desea tener momentos felices con nosotros, o por mantener las reglas. ¡Qué me importa las reglas! Quiero envenenarme en tus labios, morir de amor sintiéndote mía, a pesar que no estés en mi cama, luchar por sentir cada mañana tu sonrisa en mis oídos y ese tintineante ”Buenos días” el beso calido………, la caricia más tierna, reflejar mi rostro en tus ojos de infinito brillo en el tiempo, bordados de ópalo y marfil.

Mi concepto, ¿Preguntas mi concepto del amor? Es ese bichito que llega a tu alma, la conquista, habita en ella, pero he recibido tantas decepciones que en mi corazón está en extinción o ya extinto, pero hay una parte de mi que no me obedece, me hace cometer errores que no debo, me traiciona cuando le doy la espalda, me pone una trampa a penas me descuido, actúa por sí sola y se complace a sí misma, se ríe de mi, no respeta las normas, no puedo controlarla no sé que hacer con ella, aunque habita en mi, nunca le he visto es una extraña inquilina que no puedo desalojar, se asoma cuando me equivoco, cuando no pienso, cuando duermo, cuando sueño. Es esa parte de mi que me hace tropezar dos veces con la misma piedra, que me hace jugar con fuego, caminar al borde del precipicio, que te desea a pesar mío y no me deja decirte adiós porque no puede vivir sin ti. Es esa parte de mí que anda en tu búsqueda porque en el fondo sabe que hay una parte de ti que siempre le abrirá la puerta. Te seguiré amando, queriendo a pesar del viento, el tiempo, el destino y esa abrupta distancia que nos separa, ese miedo inmenso que nos envuelve, ese que no te deja dar riendas sueltas a tu corazón, esa costumbre infernal que nos ata, dicen que el que quiere espera, esperemos entonces y vivamos con el buen o mal recuerdo de esas horas que dimos riendas sueltas a nuestros sentimientos.

La necesidad, la sed de amarte es tan inmensa que no existen fronteras, ¡Te amo! ¡Te idolatro! ¡Te quiero! Lo digo en silencio y lo grito a los cuatro vientos, eres especial para mí desde que apareciste aquella noche, y jamás te he podido, ni he querido borrar, porque aquellas noches de conversaciones, de rizas y enfados quedaron talladas en lo más recóndito de mí ser.

El dios Eros ese nudista de las alitas con arco y carcaj, a ese que le llaman Cupido, flechó para ti mi corazón, asestó su dardo en lo más recóndito de mi idílica existencia, el sabor de su flecha amarga, pero a la vez asequible a mi paladar; es agradable sentir algo tuyo muy dentro de mi, ese dolor reconfortante que hace florecer aquel jardín perdido. Prefiero divagar con una lanza al costado antes de renunciar a quererte, ¡Eso no lo dudes! Eres un ángel que apareció en mi vida para alegrar mi apabullado destino, cada mañana espero ansioso hacerte aparecer debido a que ya no  basta  con soñarte, cada día siento más sed de ti, te necesito como el aire que respiro.

 ¡¡¡ NO QUIERO YA IMAGINARTE, QUIERO TENERTE DE UNA VEZ Y POR TODAS!!!

“Sabes dicen que solo se ama una vez en la vida y eres tú mi vez”, como te dije una tarde hace mucho escuchando “Por amarte” de Enrique Iglesias, y fue una profecía, como la totalidad de lo que te he escrito, “Para jamás poderte olvidar” así terminan todos los poemas dedicados a ti. ¡No sabes por amarte que sería capaz de hacer! No alimento esta pasión de los recuerdos, pero sí son el puntal de quererte más cada día, sé que no admites tal locura, porque a penas nuestras pieles se han rozado, pero hay algo en ti que te hace única, mirarte, repasarte con el mirar es cómo estar en otro planeta, tu voz es la música exacta para subsistir. Tu mirar es el telescopio donde se divisa el infinito. ¿El tenerte, que significa el tenerte? No, no puedo imaginarlo,…………. ¡El tenerte! Sería despertar de mi mayor sueño, abrazar mi  más deseado anhelo.

 ¿Qué hacer? Sí que hacer le pregunto una y otra vez a mi lacerada alma, has robado y te has hecho dueña del cofre de mis sentimientos, ¡¡¡ Mi corazn !!!  Pregúntale a cada flor regalada, a cada estrella en el firmamento y te dirán que lo que siento por ti, te dirán lo tanto que te quiero ¿Qué hacer cuando me bato entre la agonía y la desesperación? ¡Tengo miedo de perderte! Una y mil veces  he pedido conocer lo que deseas para verte feliz y sonriendo de corazón, y tú no accedes, pero de algo sí puedes estar segura que contigo o sin ti siempre estarás muy dentro de mi corazón hasta mi último hálito, en el último segundo de mi vida te seguiré queriendo y pensando en ti, pase lo que pase, digas lo que digas, porque me has hecho vivir momentos inolvidables, aunque no lo creas pero debes estar segura que este amor que me hiere es solo por y para ti que eres.

La dueña de mi corazón

¡Decida Usted!

Deja un comentario

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.