Francisco (Paco) Cabrera. “El capitán de la escolta”

Anteriormente he explicado mi férrea devoción por la historia de mi terruño, hoy le traigo a consideración de cierto modo la biografía de un hombre que no le tuvo miedo a las balas batistianas, y en pocos meses se ganó la confianza de nuestro invicto Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. Por ello los Comandantes Raúl Castro y Juan Almeida le confían el mando del pelotón # 1 de la Columna 1 del Ejercito Rebelde. Hoy 27 de enero de 2013 se cumplen 54 años del fallecimiento de Paco Cabrera, este es mi honesto homenaje a tan insigne Guerrero.Paco4

“… La guerra ha terminado, la muerte, no, Cuba y la Revolución han perdido a un hombre extraordinario, era uno de nuestros más sólidos valores…” Así expresó Nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro al conocer la muerte de Francisco Cabrera (Paco) ocurrida el 27 de enero de 1959 en Caracas, donde fue alcanzado por la hélice del avión que lo había conducido a tierra venezolana. En cumplimiento de su deber como jefe de la escolta personal del líder de la revolución, el valeroso combatiente nacido en Puerto Padre, Las Tunas, acompañaba a la delegación cubana encabezada por el máximo dirigente de la revolución, invitada a visitar a ese país latinoamericano a pocos días del triunfo rebelde.

Tempranamente sorprendió la muerte a Paco Cabrera, quién la burlo en múltiples ocasiones durante su vida de guerrillero desde su incorporación a la Sierra Maestra, como parte del primer refuerzo enviado por Celia Sánchez a las indómitas montanas orientales.

Sus ideales revolucionarios los manifestó desde muy joven, razón por la cual fue perseguido, detenido y torturado sin que los esbirros batistianos lograran arrancarle confesión alguna sobre las conspiraciones contra el régimen batistiano.

Contaba con 32 años de edad cuando en 1956 expreso: ”Si Fidel llega a Cuba desde México, me voy con él”. Tres meses después del desembarco del granma materializo su decisión, luego de comentar a su esposa: ”me voy para la Sierra Maestra. Es preferible que digan mis hijos: mi padre murió combatiendo por su patria, antes que piensen que actué como un cobarde, sin luchar con las armas en las manos contra la tiranía”. Desde los primeros momentos, Cabrera se distinguió por su trato afable, valentía, disciplina y responsabilidad ante cada tarea encomendada, rasgos que le valieron la admiración de sus compañeros de armas y en tiempo breve lo ascendieron a teniente.

Luego de la batalla de Veguitas, en la zona de Manzanillo, obtuvo los grados de capitán y Fidel lo designa jefe del pelotón Frank País, que tuvo un desempeño meritorio en el segundo combate de Pino del Agua al imposibilitar el avance de tropas batistianas con un millar de soldados.

Paco demostró una vez mas su estatura moral y el sentido del deber cuando en mayo de 1958 renunció al grado de comandante, mientras estuvo convaleciente tras ser operado de apendicitis por el médico guerrillero Ernesto Che Guevara y los doctores Bernabé Ordaz y Martínez Páez.

A pocos días del victorioso primero de enero de 1959 viaja junto al Comandante en Jefe a Venezuela, y en el aeropuerto de Maiquetía, cuando se aprestaban a regresar, Paco, al notar que le falta un arma, descendió rápidamente del avión en su busca, sin percatarse de la cercanía de las veloces hélices que cegaron la vida del admirable guerrillero.

Su cadáver fue trasladado a Puerto Padre, donde el pueblo, profundamente consternado por la perdida, le rindió merecidos honores a uno de sus mejores hijos, y acompaño sus restos mortales hasta el cementerio local.

A 54 años de la desaparición física del comandante Francisco Cabrera (Paco), su ejemplo de revolucionario cabal y consecuente continúa vivo entre los cubanos que dignifican con su cotidiano quehacer el presente y el futuro de la patria.

 Paco Cabrera, ejemplo de lealtad a sus ideales.

En un humilde bohío de la finca La aguadita, Velasco 29, a pocos kilómetros del poblado de Vázquez, termino municipal de Puerto Padre, nació a las 2 de la tarde el 4 de diciembre de 1924

Francisco Cabrera Pupo (Paco) fue el quinto hijo de Esteban Cabrera y Maria Pupo y pesó al nacer doce libras y media, sus hermanos anteriores Estebita, Severino, Tomasito y Alba. Allá en Velasco 29, barrio perdido entre cañaverales, sin caminos, propiedad del feudo de la Cuban American, creció Paco, fuerte y animoso, alegre y jaranero, amistoso y vital, pese a la miseria del entorno y las escaseases de la familia numerosa. Esta fortaleza física le venía tal vez del ancestro isleño de los Cabrera y así se hizo un mocetón fuerte de casi 6 pies de estatura, piel muy blanca y ojos claros casi verdes, su pelo era castaño y su barba rojiza.

Como todos los niños de Velasco 29, los juegos de Paco fueron a caballo, nadar en un río próximo, jugar pelota con sus amigos y repetir con los otros muchachos al ver pasar las locomotoras hacia el central:

Pa´ Chaparra, Pa´ Chaparra,

Sí se rompe se compone

Porque el mister tiene plata…

Quizás ya Paco cuestionaba el otro verso terrible con que terminaba la cuarteta:

¡Los cabrones cortan caña!…

De un carácter francamente clasista y discriminatorio. Ser cortador de caña para los sectores más favorecidos era pertenecer a la última escala social. Así de injusta era la sociedad de entonces.

En Velasco 29 transcurrieron los primeros años de Paco. Ya había matriculado en la escuela con el maestro José Ortega.

Durante esos años sufría Cuba los efectos de la crisis económica del capitalismo que se hizo sentir con más fuerza entre 1929 y 1933, son los años finales del Machadato cuya política de represión y muerte se cierne sobre los campos. En la gran depresión, los precios del azúcar bajan a un nivel de miseria, hay desempleo y hambre. Esteban (el padre de paco) decide mudarse para Paso Palmar, Vedado 3, para la finca de su suegro, el padre de Maria, busca mejorar su situación. Su decisión coincide con la caída de Machado pero el cambio no es sustancial.

El golpe contrarrevolucionario de 1934 restablece las prebendas yanquis que Guiteras trató de eliminar desde su puesto de Ministro de Gobernación del Gabinete de los Cien días. Chaparra y Delicias, que habían sido intervenidos por orden de Guiteras el 19 de diciembre de 1933 son devueltos a la Cuban American Sugar Company y en Paso Palmar también la tierra es de la compañía, la grúa, la línea por donde pasa el tren cañero para Chaparra… Después de un tiempo de esperanza, que se frustra al fin porque el nuevo gobierno de Mendieta (detrás del cual está Batista, y el Embajador Yanqui detrás de Batista ) sigue el mismo camino de todos los gobiernos de la república neocolonial.

Paco crecía y ayudaba a su padre Esteban en las labores agrícolas, escuchaba a sus mayores hablar sobre la guerra de Independencia, de su frustración por la intervención yanqui, y ello iba formando su ideología, su rebeldía futura, su oposición a cualquier forma de esclavitud, de explotación, de dominación extranjera. Ya era además un buen jugador de pelota y este amor por el deporte nacional lo hacía relacionarse con otros muchachos del barrio; su base preferida era la de catcher y organizaba equipos para jugar aquí y allá.

En Paso Palmar no había escuelas y en 1935 el entonces Coronel y jefe del ejercito Fulgencio Batista organizó algunas escuelas cívico-rurales. Se construyó una escuela en Paso Palmar y fue designado Evaristo Pérez Marrero como maestro, el chino Evaristo era más militar que maestro pero de todos modos la matricula creció mucho y Paco estableció nuevas relaciones amistosas y estrechó lazos con sus numerosos primos y parientes.

La escuela era el centro de la zona y el retraso escolar grande. Allí concurrían niños y adolescentes de Juan Sáez, Los Ciruelos, Cañada del Medio, el 5 de Vedado, Cuatro Veredas, Las Siete Curvas, y otros lugares. Eran los Brito, los Cabreras, los Aguileras, los Boxee, los Peña, los Castillo, los Almaguer, los Fidalgo, hijos de familias fundadoras de la región. Fueron los amigos de Paco, los compañeros de juego y también de sueños.

En 1938 alcanzó el sexto grado y ahí terminaron los estudios. La situación económica no mejoraba y se dedicó al trabajo del campo junto a su padre y hermanos. Se preludiaba ya la Segunda Guerra Mundial y las aspiraciones presidenciales de Batista, unidas a la situación internacional, determinaron una serie de medidas de carácter democrático. Fue legalizado el Partido Unión Revolucionaria Comunista, se promulgó una amnistía para los presos políticos y se organizó la Asamblea Constituyente en 1939 que dio lugar al surgimiento de nuevos partidos. Se votó la Constitución de 1940 que por influencias de los constituyentes de los Partidos de Izquierda, resultó de un marcado carácter democrático burgués.

Ya Paco era un joven sin otra esperanza que trabajar en el campo. Se enamoró de una muchacha humilde como él, Socorro Guerrero Peña, vecina de Cuatro Veredas, y el 7 de marzo de 1941 cuando Paco no ha cumplido aún los 17 años contrajeron matrimonio. Construyó un bohío de yaguas y Guano y allí nacieron sus tres primeros hijos: Gerardo, Severino y Gladis. Con el aumento de la familia, la situación económica de Paco empeoró.

El gobierno de Batista no resolvió ningún problema, y fueron años duros para el joven campesino que sin embargo, no perdió nunca su natural jovialidad, su carácter alegre y amistoso. En una época los partidos de izquierda incrementaron su labor ideológica en el campo. Paco oyó hablar de una sociedad nueva, de comunismo, y quizás ahí nació en él la sed de justicia social que lo haría después un revolucionario consecuente.

En 1946 Esteban, el padre de Paco, decidió establecerse en Santa Isabel, Marchan 2, barrio de Vázquez, Su suegro, Victorio Pupo, Había comprado una finca en ese lugar casi virgen, pedregoso y boscoso todavía. Paco decidió marchar también a Santa Isabel. Ya se ha producido la separación de Socorro. Maria la madre de Paco, Le ayudará en el cuidado de Paco.

También en Santa Isabel, como en todo el municipio, la mayoría de las tierras pertenecen a la Compañía yanqui. Son tierras Húmedas, el trabajo es mucho, la alimentación escasa, y Paco enferma de paludismo. Regresa a Paso Palmar y una vez restablecido vuelve a Marchán 2 para reincorporarse al trabajo. Corría el año de 1947.

De nuevo en Marchán, Paco trabajo como machetero en la colonia de Carlos Ochoa y luego con su tío José Pupo. Paco se esforzaba en el trabajo para ayudar en la crianza de sus hijos, ahora con los abuelos maternos.

Paco no abandona la pelota aprovecha las pocas horas de descanso y los domingos para jugar. Así recorrerá Malagueta, Pozo Prieto, El Yarey, La Jerónima, Maniabón y otros lugares, y todos hace amigos y se da sus tragos de agua ardiente Cinco Años.

Termina la década de los 40 el gobierno de Ramón Grau San Martín y su partido autentico han entronizado el pandillerismo, la represión al movimiento obrero con el asesinato de sus más destacados líderes como Jesús Menéndez y Aracelio Iglesias, la imposición del sindicalismo amarillo, la persecución a los estudiantes y la miseria campesina por la entrega a las compañías extranjeras de las mejores tierras del país.

Eduardo Chibás provoca un desprendimiento del PRC (Auténtico) y crea el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo. El nuevo partido constituye la esperanza de los sectores más desvalidos de la población cubana.

Campesinos, obreros, estudiantes, intelectuales, se incorporan ala lucha ortodoxa y Paco es uno de ellos. Se convierte en un activista del Partido, recorre distintos barrios para lograr incorporaciones ala ortodoxia. La consigna de Chibás. “Vergüenza contra dinero”, era una bandera contra la corrupción administrativa y abandono de las clases más humildes.

El sábado de gloria del año 1950 en Vázquez organizando una verbena. Allí fue donde conoció a Paquita, a Francisca Carralero Pacheco, joven vecina de ese poblado. Fue amor a primera vista. Paquita confiesa que lo vio llegar en un caballo blanco, con un sobrero vaquero y ahí se enamoró de él.

Luego se enteró de que Paco les dijo a sus amigos: “Con esa que se llama igual que yo me voy a casar “. Y se la llevó a Marchán 2 para ofrecerle lo que podía: una casita de guano y yagua. Se casaron el 28 de octubre 1950.

El 19 de julio de 1951 nació Adonis, el primer hijo suyo y de paquita. Pero nuevos golpes esperan a Paco Cabrera. El 16 de agosto de 1951 Eduardo Chibás se suicida al no poder demostrar la culpabilidad del ministro corrompido del Gabinete de Carlos Prío, Aureliano Sánchez Arango.

Paco lloró virilmente a Chibás y creyó que había desaparecido toda la esperanza para Cuba.

Sin embargo supo seguir luchando estrechó relaciones con otros jóvenes inconformes con la situación nacional en la zona de Marchán, Guabineyón, El Yarey, Maniabón, Puerto Padre y sobre todo en Vázquez donde los hermanos Andrés Alberto Álvarez Reyes encabezaban la juventud ortodoxa y se gestaba un movimiento insurreccional al que Millo Ochoa, líder oportunista de la ortodoxia a la muerte de Chibás, Había prometido ayuda y armas para alzarse contra la tiranía.

La playa de Jíbara fue el centro fundamental de reuniones para este grupo conspirativo. Paco se movería por Marchán, Pozo Prieto, Malagueta, Guabineyón mientras esperaba los recursos prometidos por Millo Ochoa y que nunca llegaron.

En esta situación llegó el año 1953 el 26 de julio se produjo el asalto al cuartel Moncada y en el municipio Puerto Padre la represión no se hizo esperar y muchos ortodoxos fueron perseguidos. El 28 de julio Paco fue apresado y conducido al Escuadrón 73 del cuartel de Delicia, junto a otros militantes de la ortodoxia y luchadores contra la dictadura de Batista. Ya Paco era un revolucionario conocido por su posición irreconciliable con el régimen establecido por la fuerza el 10 de marzo de 1952.

El Escuadrón 73 Paco fue presionado para que delatara a sus compañeros de conspiración. Sobre todo a los ortodoxos de Vázquez, donde el ejercito conocía la existencia de una organización importante. De Delicias Paco y otros detenidos fueron remitidos para el Vivac de Holguín en espera del juicio por “participar en actividades revolucionarias” contra el régimen establecido. El 11 de septiembre de 1953 le celebraron juicio en el tribunal de urgencia de Holguín.

Lo defendió el abogado Penabaz y resultó absuelto. Regresó a Marchan pero ahora más firme en su resolución de luchar contra el régimen batistiano. Comenzó entonces su vida de clandestinidad. El ejército de Delicia lo perseguía, le registraba la casa, y Paco debía dormir fuera para no ser asesinado. Trabajaba donde podía para obtener algún recurso pero fichado como comunista y subversivo era muy difícil que algún colono o dueño de finca lo emplease.

Fidel y sus compañeros estaban presos en la Isla de Pinos pero paco confiaba en que habría de recomenzar la lucha. Mantenía sus relaciones con el Gallego Álvarez en Vázquez, con Guillermo Domínguez en Delicias, con los hermanos Caballero en Marchán, y con otros revolucionarios.

El año 1954 fue difícil para el país, virtualmente en ruina económica. Ese año Paco no jugó pelota, su deporte predilecto. La miseria lo persigue. El y Paquita hacen milagros para mantener los muchachos, las relaciones con su padre Esteban son tensas y difíciles pues el viejo no compartía criterios revolucionarios de Paco y su ejecutoría.

El 22 de octubre de 1954 nace su hija Idania. Por esos días a circulado el folleto “La historia me absolverá” traído a Puerto Padre por los hermanos Ameijeiras.

El último trimestre de 1955 se constituyeron las primeras células del “Movimiento 26 de Julio” en Delicia, Vázquez y San Manuel.

En 1956, en el periódico “Prensa Libre” salieron publicadas las palabras de Fidel en México donde prometía que “en el 56 seremos libres o mártires”. Paco enseñó el periódico a su esposa y le dijo: “Si Fidel viene a Cuba, me voy con él…”.

Alcibíades Bermúdez, amigo de Paco que vivía en La Pedrera, Delicia, mandó a buscar a Paco para viajar a Santiago de Cuba y esperar a Fidel. Estaban seguros de que Fidel cumpliría su palabra. Pero ya hay órdenes de matar a Paco y tiene que vivir escondido, duerme en el monte. Mientras los revolucionarios se preparaban para apoyar el desembarco. No saben por donde llegarán incluso se piensa que es posible que lleguen por Puerto Padre, y con el objetivo de realizar acciones para distraer las fuerzas del ejercito de la dictadura se reúnen en Las Tunas en la casa de Rafael Arteaga (Guanchi), el 28 de noviembre de 1956 Juan Rodríguez había recibido un telegrama de Santiago de Cuba confirmando la Inminencia del desembarco.

La orden para la acción armada, en esa reunión participaron por Puerto Padre los hermanos Andrés y Alberto Álvarez Reyes y Guillermo Domínguez. El día 29 un grupo de revolucionarios asaltó el Polvorín de la Cadena en Delicias. Fue la primera acción armada en el país en apoyo al desembarco del Granma. El día 30 se produjo el levantamiento de Santiago de Cuba. Paco estaba acuartelado en La Jíbara en espera de las armas para realizar diversas acciones.

Las armas no llegaron, a partir de entonces realizó sabotajes, quema de cañaverales, venta de bonos, en espera de realizar su empeño de subir a la Sierra Maestra. La represión batistiana se intensificó a partir del 2 de diciembre. A finales de ese mismo mes se produjeron Las Pascuas sangrientas: varios revolucionarios fueron asesinados por órdenes directas de Batista, de la Mano del sicario Coronel Cowller Gallego; Paco estaba en la lista pero un aviso oportuno le salvó la vida.

El día primero de diciembre de 1952 había nacido su hija Nedelsy, la gestación de Paquita era otro problema que sujetaba a Paco. Ya podía subir a la Sierra Maestra sin esa preocupación, y era la única solución porque Paco estaba quemado absolutamente.

El día 1 de abril de 1957 Paco salió de Marchan de forma definitiva, subiría a la Sierra acompañado de su amigo Alcibíades Bermúdez. En Santiago de Cuba bajo las órdenes de Frank País estarán albergados en una casa de huéspedes hasta fines de abril de 1957 cuando suben a la Sierra Maestra. Lo designan a la columna del Che, bajo el mando de Ciro Redondo. Allí realiza las más humildes misiones y va ascendiendo por méritos, su valentía y su fidelidad a toda prueba.

Paco seguirá siendo el amigo afable, el compañero solidario que apoya, ayuda y comparte con todos.Paco2

Paco Cabrera demostró sus dotes de combatiente desde los primeros encuentros en que participó, los días 31 de julio y primero de agosto se produjo el combate de Bueycito en respuesta al asesinato de Frank País en las calles de santiago de Cuba. La operación fue realizada por la columna 4, al mando del Che Guevara.

Allí estaba Paco y jugó un papel destacado en la acción. El 30 de agosto combate en el Hombrito, también bajo las órdenes del Guerrillero Heroico. Cae el jefe de pelotón y Paco asume el mando. El Che lo asciende al grado de teniente.

En la batalla de Maffo, a finales de diciembre de 1958, se distinguen por su valor en el combate. Entró a las posiciones para exigir su rendición y se convirtió en el héroe de la batalla. Fidel lo ascendió a comandante en esta ocasión.

Mas de una treintena de combates incluyo en su campana rebelde: Baire, Bueycito, Ojo de Guisa, Charco Redondo y Maffo, donde los comandantes Raúl Castro y Juan Almeida lo designan jefe de la escolta personal de Fidel.

Consumado el triunfo de las armas rebeldes el 1 de enero de 1959 Paco Cabrera continúa en su misión de capitanear la escolta del Comandante en Jefe. Son días de febril actividad, no se duerme prácticamente para atender la multitud de problemas que genera la nueva situación, La Revolución contrae la enorme responsabilidad de la dirección del país. Hay que evitar excesos, oportunismos, castigar a los criminales, organizar a todo trance la vida económica, política y social de la nación, El Estado Mayor de la Revolución se establece transitoriamente en el Hotel Habana Hilton.Paco6

Allí, siempre vigilante, eficaz y atento, está Paco Cabrera, el capitán de la escolta.

El 12 de enero de 1959 Paquita y sus hijos viajan a La Habana, tras largo tiempo se reúne con sus seres queridos.

A finales de enero, el 23 Fidel parte a Venezuela en cumplimiento de una invitación realizada por el gobierno del país hermano. Participa en los festejos por el primer año del derrocamiento del dictador Marcos Pérez Jiménez, el 23 del mismo mes Paco viajó con Fidel y el resto de la delegación cubana. El recibimiento del pueblo de Caracas fue formidable con múltiples muestras de cariño hacia Cuba y su Revolución.

A las 12:55 AM madrugada del 27 de enero de 1959, la delegación cubana se aprestaba para el regreso a la patria, en el aeropuerto de Maiquetía. El ayudante de Paco, de apellido Vázquez le advierte que olvida su ametralladora; Paco reacciona de inmediato y se dirige al avión que ya calentaba sus motores para el despegue. Era un cuatrimotor Douglas C-4, piloteado por el capitán Mario Cabrera, Paco no se percató del peligro y fue alcanzado por una de las hélices del aparato. Su muerte fue instantánea.

El dolor de Fidel y sus otros compañeros fue intenso. Paco, el humilde campesino devenido gloriosos comandante, encontraba la muerte de manera ilógica cuando la muerte lo había respetado en más de 30 batallas.

Fidel ordenó que 10 hombres de la delegación se quedaran en Caracas para realizar las gestiones pertinentes y regresar con el cadáver de Paco. Fue trasladado al hospital “José María Vargas” de La Guaira y allí le practicaron la Autopsia. Puesto en un féretro de bronce, Paco recibió el dolido homenaje de sus compañeros y de muchos amigos venezolanos.

En horas de la tarde ese mismo día fue tendido en la Funeraria de Calzada y K allí recibió el homenaje del pueblo habanero.

El 28 de enero de este mismo año a las 11: 30 AM llegaron los restos de Paco a Puerto Padre y fueron expuestos en el Ayuntamiento hasta las 3:00 PM, hora en que fue conducido al cementerio municipal. Miles de puertopadrenses asistieron a su sepelio.

Despidió el duelo su compañero de armas en la Sierra Maestra Eddy Suñol Ricardo. Después el gobierno en el municipio ordenó la construcción de un panteón al héroe. No por casualidad su tumba se encuentra detrás del panteón de los veteranos de la Guerra de Independencia. Es un símbolo de la continuidad de los luchadores por la libertad de la patria.

Fuentes consultadas.

Tomado de la multimedia “Vázquez una historia que contar” MS.c Yury Ramón Castelló Diéguez

Ernesto Carralero Bosh Historiador de Puerto Padre.

Archivos del Museo Municipal de Puerto Padre “Fernando Grave de Peralta”

Entrevistas a:

Andrés y Alberto Álvarez Reyes, Vázquez. Fundadores de la primera célula del Movimiento 26 de julio, miembros de la juventud ortodoxa.
Francisca Carralero Pacheco (Paquita) esposa de Paco Cabrera.
Adonis Cabrera Carralero hijo de Paco oficial piloto retirado.
Edilberto Pérez  Coronel retirado combatiente de la tropa de Paco

4 Comentarios en “Francisco (Paco) Cabrera. “El capitán de la escolta”

  1. Muy interesante el artículo que nos entregas en esta ocasión, gracias por mantener viva la historia, pues en ella está la base de lo que somos hoy.

  2. Hola es un placer saludarle y que haya comentado mi modesto blog, pues no para nada yu bisabuelo está olvidado, todo lo contrario, hubo demasiado coraje en su actuar y luchar para dejarlo en el olvido, Paco Cabrera es un ejemplo a seguir, fue muy valiente en todas sus acciones no por gusto llegó tan lejos, es una lastima que ese avión cegara su vida.

  3. Lo que no comenta usted en su artículo, es que a Fidel le informan de “cierta situación” el día que muere Paco Cabrera. Al bajar del avión y ver el grotesco espectáculo, solo se limitó a decir indolentemente: “QUÉ MUERTE TAN ESTUPIDA. ESO LE PASA A LOS IMBECIL ES Y A LOS IDIOTAS. Lejos estaba el mundo de conocer la verdadera naturaleza de este monstruo.

    • “… La guerra ha terminado, la muerte, no, Cuba y la Revolución han perdido a un hombre extraordinario, era uno de nuestros más sólidos valores…” Esto es lo que comentó Fidel al conocer la muerte de Paco Cabrera, no creo que haya hablado mal de este combatiente, Paco se ganaba la aceptación y la amistad de todo el que lo conocía, tenia suficiente coraje y valentía para enfrentar lo que le viniera encima, era grande de corazón y arrastraba pueblo…

Deja un comentario

El nombre y el correo electrónico son necesarios. Tu correo electrónico no será publicado.